Cuando comienzas a desarrollar una campaña de posicionamiento en buscadores, debes conocer la naturaleza de su mercado y saber diferenciar los hábitos de consumo de tu público. ¿Son clientes finales o se trata de otros negocios que utilizarán tu producto como materia prima o bienes de equipo?

Si el público objetivo de tu empresa son otros negocios, debes trabajar más a fondo la fidelización a largo plazo en tu estrategia de posicionamiento en buscadores. Piensa que tu cliente busca un proveedor de productos y servicios con el que establecer una relación comercial prolongada en el tiempo.

El ciclo de compra de una empresa puede ser de meses, o incluso años. Esto supone en un especial cuidado con toda la estrategia de posicionamiento en buscadores, especialmente buscando las palabras clave. Pero también saber el tipo de contenidos que vas a tener que desarrollar y cómo vas a exponer tus bondades.

Debes identificar detalladamente los términos que utilizan tus potenciales clientes a la hora de buscar proveedores. Recopila todos los productos y servicios que ofreces, defínelos detalladamente y, posteriormente, examina las coincidencias con las búsquedas más habituales en ese ámbito.

Recuerda que los negocios que ejercen de clientes están buscando una cosa en concreto. Complicado será que acepten productos sustitutivos, a no ser que lo que les ofreces sea claramente mejor a lo que ellos buscaban. Por eso, tu siguiente paso para el posicionamiento en buscadores será la calidad de los contenidos.

Una vez definidas las mejores palabras clave, tienes que rodearlas de argumentos que convenzan al negocio del otro lado de la pantalla que puede confiar en ti. Si les das una solución mejor al problema específico que tienen, querrán acercarse más a ti y te seguirán para comprobar que eres el proveedor más indicado.

Todos esos argumentos se pueden presentar en forma de fichas complejas, artículos detallados en los que expongas tus trabajos. En definitiva, más contenido para indexar en tu estrategia de posicionamiento en buscadores.

Dado el nivel técnico de tus clientes, es básico que tu principal argumento persuasivo sea la información, por encima de la emoción. Las decisiones racionales necesitan datos y ejemplos tangibles, no sensaciones.

Conversiones intermedias para analizar la efectividad de tu estrategia de posicionamiento

Aunque la mayoría de los negocios B2B consiguen su ROI fuera del entorno web, es importante haber definido puntos intermedios para medir el impacto de tu estrategia de posicionamiento en buscadores. Medir las suscripciones a tu newsletter o utilizar embudos de conversión te ayudará hacer un seguimiento de los potenciales clientes, antes de contactar contigo directamente. O te señalará el lugar donde falla tu estrategia de comunicación y se marchan.

De esta manera, verás que la tarea es mucho más compleja que en un negocio B2C y supondrá un gran reto para poner a prueba tus habilidades con el posicionamiento en buscadores. En otra ocasión hablaremos del caso contrario: el posicionamiento B2C, que también tiene otros retos interesantes, como la seducción a corto plazo.

 

*Este artículo está basado en la información dada por Proteus B2B

<